Exemple

Joao Baptista

En las sociedades occidentales y avanzadas el respeto a los mayores ha caído en el olvido. En Ibo, no. Aquí, como en muchos lugares del planeta, la experiencia, la edad, se valora y se cuida. Un ejemplo de ello lo encontramos en Joao Baptista, al que se le conoce como el joven viejo, seguramente por su espíritu vital.

Joao Baptista nació en Ibo el 23 de junio de 1927. Mozambique era todavía colonia portuguesa.
Joao Baptista era uno de los seis hermanos del matrimonio formado por una cocinera y un sastre. Estudió hasta cuarto curso que era hasta donde permitía la administración colonial a los nativos. Con 14 años comenzó a trabajar en prácticas en la administración y allí se quedo. En la administración. Con la guerra de la independecia (1962-1975), el maravilloso fuerte de Ibo se convirtió en cárcel. Joao Baptista estuvo retenido allí 24 horas y siempre recuerda el mensaje que se leía en el muro: “entra vivo, sal muerto”.
Vivió en varias ciudades mozambiqueñas hasta que se jubiló. Fue entonces cuando regresó a su ciudad natal, a la casa donde nació. Es todo un personaje en IBO, con una vitalidad asombrosa que no duda en convertirse en guía, a cambio de la voluntad, de los visitantes que disfrutan  con sus anécdotas e historias de la isla. No es de extrañar que en su puerta rece el título de “Conselheiro e historiador de IBO”.
Joao Baptista ha tenido nueve hijos.

Facebook Twitter Google Digg Reddit LinkedIn Pinterest StumbleUpon Email