Las dificultades en el acceso a alimentos y la inseguridad alimentaria en el distrito son factores fundamentales que dificultan los procesos de desarrollo local.

Este concepto coincide con análisis realizados a nivel nacional y lo contemplado en los principales instrumentos de planificación y diseño de políticas públicas como el Plan de Acción para la Reducción de la Pobreza de Mozambique, que define como su objetivo principal la reducción de la incidencia de la pobreza, que redundará a su vez en la reducción de la inseguridad alimentaria.

En este sentido, apunta que la producción agrícola y pesquera, en particular a nivel familiar, es crucial para la seguridad alimentaria y nutricional y el bienestar de la población.

La inseguridad alimentaria y nutricional se manifiesta en un conjunto de situaciones en las que la Fundación Ibo trabaja:

A. Limitada producción agrícola para autoconsumo
La alarmante reducción de la producción agrícola destinada al autoconsumo en el Distrito limita el acceso a los alimentos y la diversificación de dieta, agravando así la inseguridad alimentaria de la población en general y el riesgo de desnutrición para la población infantil.

2. Escasas oportunidades para el empleo y la generación de ingresos

Los altos precios de los alimentos importados desde el continente limitan la capacidad de acceso a los mismos por parte de la población, especialmente la más vulnerable. Adicionalmente, las fuentes de generación de ingresos y empleo son muy escasas y la población en general no cuenta con formación adecuada para aprovechar las escasas oportunidades que se presentan.

La Fundación se ha comprometido a que la población de Ibo creen sus herramientas para luchar contra la inseguridad alimentaria, por todo ello apoya los procesos de empoderamiento hacia la empleabilidad (pescadores, recogedoras de pulpo, artesanos, joyeros, comerciantes , cultivos etc), apoyando a través de formaciones y de herramientas técnicas.