Exemple

Agua y Saneamiento

La falta de acceso al agua potable, el saneamiento inadecuado y la higiene precaria contribuyen también a una vida en la pobreza, la vulnerabilidad y la inseguridad. Es por ello que Fundación IBO ha fijado como una de sus áreas prioritarias de actuación, ya desde su creación, la universalización del acceso a una agua potable de calidad en la isla.

Esta nueva iniciativa va encaminada a reducir la incidencia de las enfermedades derivadas del consumo de agua no segura debidas a un mal uso de las infraestructuras, a un mal estado de las mismas o a la inexistencia de ellas.

Básicamente se concentra en las siguientes actividades: rehabilitación de nuevos pozos, construcción de letrinas sanitarias, sensibilización y creación de  nuevos comités locales de gestión del agua. Se contempla además para una segunda fase un seguimiento de la calidad del agua a través de parámetros físico-químicos y microbiológicos. Finalmente y ya de cara a futuro se está planteando la posibilidad de realizar un estudio evaluativo de resultados.

A fecha de hoy, y gracias a todos los proyectos de potabilización llevados a cabo, podemos hablar ya de un total de 70 pozos rehabilitados en la isla de Ibo, muchos de ellos de forma integral. Ésta rehabilitación integral incluye la limpieza del pozo y de su entorno, el aumento de la profundidad del mismo y la cloración del agua, así como la construcción del perímetro del pozo, la canalización, la arqueta de drenaje, la instalación de tapa y de una bomba manual afridev-85.

Por otra parte, el proyecto prevé también la construcción de letrinas. Éstas son, en el caso de Ibo, especialmente complejas por las especiales características del subsuelo coralino de la isla y de sus acuíferos de agua dulce. Un estudio realizado para buscar una solución lo más respetuosa posible con el entorno, aconsejaba la colocación de letrinas aboneras de doble cámara. Éstas permiten además, añadiéndoles otros desechos orgánicos como restos de comida u hojas, la creación de un compostaje apto para la agricultura.

Las actividades de sensibilización por su parte han sido ampliadas enormemente sobre las anteriores iniciativas en este ámbito. Todo ello para lograr una mayor implicación de la población local en todo el proyecto, cosa que también se busca a través de la creación de los comités locales, escogidos democráticamente, encargados de gestionar el uso de cada pozo. Y responsables del estado de conservación del mismo.

Las consecuencias de un mejor y más fácil acceso al agua potable de calidad influirán también en el propio desarrollo humano. Entre otras cosas contribuirán decisivamente en una mejora de la salud y la calidad de vida de la población en la isla de Ibo. No se puede caminar hacia la auto-sostenibilidad sin tener garantizadas unas infraestructuras básicas imprescindibles, como es el disponer de agua en condiciones. El desarrollo económico y social que promueve Fundación IBO debe pues apostar decisivamente por ellas.

Facebook Twitter Google Digg Reddit LinkedIn Pinterest StumbleUpon Email