Exemple

ENTREVISTA A ANABEL

¿Cuáles fueron tus motivaciones para trabajar como voluntaria?

Las motivaciones fueron las de poder aportar mis conocimientos como artesana del esmalte al fuego sobre metal a los Ouribes de la isla, para poder hacer otra línea de trabajo, ya de por sí muy bueno. Y dar opciones de trabajo a las mujeres con los materiales con los que pueden contar, reciclando todo lo que puedan, transformando retales de capulanas en complementos.


¿Por qué elegiste Fundación IBO?

La elegí porque estuve buscando voluntariado en África que trabajara con niños, mujeres, artesanos… El idioma tenía que ser portugués ya que ingles no sé, y me hablaron de vuestra labor en Barcelona y lo tenía todo y más, ya que soy escultora y artesana, y venía perfecto, todo encajaba.


¿En qué consiste tu proyecto como voluntaria?

El proyecto está basado en enseñar a los Ouribes técnicas nuevas de joyería, relacionado con mi trabajo como especialista en esmaltes al fuego. He intentado dar ideas de piezas a realizar, aportando algo de variedad en su trabajo de filigrana y mezclando plata, cobre y esmalte (color). Con las mujeres, poner un poco en marcha el reciclado de materiales y con ello poder realizar bisutería, diferentes complementos, pulseras, pendientes, collares… todo relacionado con el tejido de las capulanas.


¿Qué crees que han aportado a la población de Ibo los talleres que has impartido?

Creo que dar otras opciones de trabajos y abrir otras puertas de trabajo.


Como voluntaria sobre el terreno, ¿cómo describirías al papel de la Fundación? ¿Y cómo crees que repercute en los habitantes de la isla?

Por lo que yo he visto se está haciendo una gran labor de formación en varios campos: carpintería, agricultura, servicios hosteleros, mujer, Ouribes… para poder dar la formación y los conocimientos necesarios para que puedan trabajar luego por sí solos, cosa que repercute en las necesidades de la isla.


De todos los momentos vividos en la isla, ¿qué recuerdo guardas con más cariño?

La reunión-cena que tuvimos el día del eclipse de luna y el último día de trabajo con los Ouribes, que me demostraron mucho cariño y reconocimiento.

Facebook Twitter Google Digg Reddit LinkedIn Pinterest StumbleUpon Email